Una taza con pendiente
Una taza con pendiente

Una taza con pendiente

La verdad es que cuando veo el asa de una taza no suelo pensar en una oreja, pero no hace falta mucha imaginación para hacerlo, el parecido de la forma, especialmente en algunos casos es más que evidente, así que no me extraña que a alguien se le haya ocurrido ponerle un pendiente, al fin y al cabo es una costumbre de lo más tradicional, uno de estos caprichos del diseño y la decoración, anecdóticos y divertidos.

La taza con pendiente se ve muy humana, no se si a vosotros os pasa pero yo suelo tener una taza predilecta, puede ir cambiando con el paso del tiempo, a lo mejor me dura unos años, a veces sólo meses, pero siempre hay un vaso o una taza que es el que prefiero durante un cierto tiempo… Esta taza apunta maneras para adquirir un papel protagonista en el hogar, tiene tanta gracia que enseguida se le cogerá cariño.

Evidentemente la forma del asa se ha adaptado para que si ya normalmente se parece a una oreja, en este caso sea prácticamente igual, eso sí un poco de soplillo diría yo… y en cuanto al pendiente, no le falta detalle, con tuerca y todo, que no es de broma, la oreja tiene su agujero, no se si el pendiente se puede cambiar por otro modelo, eso tendría aún más gracia, poder variar el modelo de vez en cuando.

Vía | HomeQN
Más información | Molla Space
En Decoesfera | Juego de tazas para geeks

Una taza con pendiente