Una pésima idea: una pizarra al lado del fuego
Una pésima idea: una pizarra al lado del fuego

Una pésima idea: una pizarra al lado del fuego

Hoy damos la vuelta a la tortilla y os proponemos lo que para mí es una pésima idea. Aquí van mis reflexiones para que no se os ocurra imitar a las lumbreras que idearon este sistema de pizarra tras los fogones. Motivos por los que es una mala idea:

Al ser porosa, la pizarra tiende a acumular en sus poros los líquidos y al lado de los fuegos hay posibilidad de que se evaporen grasas que al enfriarse la ensuciarán. La pizarra en este caso será más difícil de limpiar.

Si tiene algo de grasa, las tizas no pintarán sobre ella.

Las pizarras son una tentación para los niños, que pueden acercarse a ellas sin medir el peligro si hay un fuego encendido o comida recién cocinada.

Las tizas desprenderán polvo que puede posarse sobre los alimentos que se están cocinando, pudiendo alterar su sabor.

No se va a poder ver bien lo que dibujen los niños mientras se está cocinando.

Por lo tanto, mi consejo es que utilicéis la pizarra para decorar, pero usadla con cabeza y tened en cuenta cuáles son las paredes que queréis que usen los pequeños.

Imagen vía | Apartment Therapy

Una pésima idea: una pizarra al lado del fuego