Una mesa de billar espectacular

Una mesa de billar espectacular
En Decoración de interiores siempre estamos a la última de todo lo que tenga que ver con elementos decorativos que poder colocar en nuestra casa, pero hoy os hablaremos de algo que no está al alcance de todos ya que se trata de poder tener una mesa de billar en casa.

En concreto os voy a hablar de una mesa de billar de lo más particular ya que consiste en la mesa de billar más cara del mundo y que ha creadoVincent Facquet un francés que, en sus años de esplendor deportivo, ganó por tres veces el Campeonato del Mundo de billar.
Facquet creó una linea de mesas de billar que todo el mundo considera las mejores y más caras, ya que son mesas de lujo que se venden bajo la línea, The Luxury Billiard.
Estas mesas, que se pueden encontrar en tonos negro, platino y dorado, albergan siete elementos que las hacen diferentes a las demás y las convierten en dignas habitantes de cualquier catálogo de diseño de lujo, cuidado, elegante, barroco-señorial. Los agujeros (seis) están forrados como el resto del tapiz de la mesa, en telas de primera calidad, testadas para que la bola ruede sin apenas resistencia… al igual que en su interior, para que al caer la bola apenas haga ruido.
La superficie de juego es del paño de billar Iwan Simonis 860 (el de mejor calidad del mundo), más una pequeña mezcla de lana y nylon. SI te parece poco, añade esto: 18 diamantes aparecen incrustados en los marcos de los raíles. La configuración de las patas es uno de los detalles más originales (y que más nos gustan): un gran bloque, ornamentado con hojas de oro o platino (a gusto del cliente) que une todos los laterales, dejando un gran hueco en medio, que le aporta ligereza, dando la sensación de que flota.
El triángulo se encuentra dentro de la propia mesa, en un lateral. Los palos y las bolas se descubren con tan solo apretar un lado del billar. Último detalle (el séptimo). La fibra óptica y los LED estratégicamente situados emiten una tenue y agradable luz que permite distinguir los agujeros sin ningún problema (además de embellecer el conjunto). Una verdadera obra de artesanía para, es evidente, sibaritas. Pero los caprichos también son humanos.

#gallery-1 {
margin: auto;
}
#gallery-1 .gallery-item {
float: left;
margin-top: 10px;
text-align: center;
width: 50%;
}
#gallery-1 img {
border: 2px solid #cfcfcf;
}
#gallery-1 .gallery-caption {
margin-left: 0;
}