Una buena idea: pintura y papel en distintas alturas
Una buena idea: pintura y papel en distintas alturas

Una buena idea: pintura y papel en distintas alturas

A la hora de dividir visualmente una pared solemos recurrir a instalar frisos de los más diversos materiales: madera, plástico, tela o papel pintado entre otros. Pero la altura de estos no suele pasar de un metro aproximadamente, con lo que tenemos muy interiorizada la imagen que debe tener una pared vestida con un friso.

En este caso vamos a hablar de un zócalo ampliado hasta una altura considerable, en un efecto que altera el orden de las cosas, ya que la parte inferior se recubre con pintura, mientras que la superior muestra una gran franja de papel pintado estampado.

El verdadero truco está precisamente en invertir estos elementos, y presentar un acabado liso en la parte baja de la pared, que la amplía visualmente, ya que si fuera al contrario, la impresión sería muy distinta.

Y la verdad es que esta idea, poco vista y algo arriesgada me ha gustado, ya que ofrece un efecto muy personal en la habitación. La altura del techo queda neutralizada y la profundidad que aporta a la habitación crea un ambiente sereno y agradable.

Vía | Design*Sponge
En Decoesfera | ¿Papel pintado en el techo?

Una buena idea: pintura y papel en distintas alturas