Inicio > Decoracion > Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (III)

Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (III)

Martes, 13 de Septiembre de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

You might also like

Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (I)
Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (I)Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (I) Le has puesto...
Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (II)
Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (II)Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (II) Una vez...
Prolongando el verano III: rosas en otoño
Prolongando el verano III: rosas en otoñoProlongando el verano III: rosas en otoño Estas rosas otoñales...
Cultivar hierbas aromáticas en casa
Cultivar hierbas aromáticas en casaCultivar hierbas aromáticas en casa Una solución para quienes...

Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (III)
Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (III)

Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (III)

La mejor defensa es un buen ataque, y para no tener que sudar bajo el sol en nuestro jardín para limpiarlo de malas hierbas, lo mejor es prevenir su aparición. Lo fundamental es impedir que broten las malas hierbas, privándolas de las condiciones que facilitan su crecimiento, cosa que os será sencillo siguiendo los pasos que os proponemos y recordando que existe la agricultura desde tiempos inmemoriales, así que los métodos tradicionales son los más efectivos y, aunque en principio nos cueste doblar la espalda, al final el resultado merecerá la pena.

Lo fundamental es labrar el terreno antes de plantar nuestras hierbas, eliminando cualquier rizoma o resto de raíz que aparezca entre las tierras. Esta tarea la podéis hacer con una simple azada y consiste básicamente en remover la tierra, cosa que, además de prevenir las malas hierbas, ayudará a la oxigenación del terreno para que vuestras flores crezcan más lozanas. También podéis arrancar las plantas anuales antes de que florezcan y así evitaréis que las semillas se depositen en el suelo. Otro truco que ya se conocía en la antigüedad es la rotación de cultivos, ya que cada uno lleva asociado sus propias malas hierbas, lo que las debilitará al tener que comenzar desde el principio la adaptación cada vez que se cambie.

Si podéis, evitad el riego por aspersión sobre la tierra, ya que este facilita la aparición de hierbecillas. Lo ideal es recurrir al riego por goteo sobre cada planta. No obstante, si vais a plantar césped, empapad bien el terreno y poco después pulverizad un herbicida total sobre las hierbas espontáneas que veáis. Además, siempre que podáis, plantad césped ya enraizado mejor que plantar semillas, ya que evitaréis que broten las malas hierbas. A continuación, hay que regar, abonar y cortar el césped con regularidad para que se mantenga fuerte evitando que crezcan otras plantas.

Algunos instrumentos que os facilitarán impedir el avance de las malas hierbas, podéis usar mallas sintéticas anti hierbas o acolchados. La diferencia es que los segundos se fabrican en materias naturales. Ambos impiden el brote de las malas hierbas porque no dejan pasar la luz.

Vía | MSN Hogar
Imagen vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (I), Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (II)
En Decoesfera | Especial Verano 2008

Tu enemigo del verano: Las malas hierbas (III)

Categories: Decoracion Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.