Textiles en el dormitorio

Textiles en el dormitorio
Una regla importante a seguir es, que los textiles se deben aplicar en la casa buscando lograr una coordinación perfecta entre los elementos.

En el caso particular del dormitorio, si tiene un cabecero su material debe ser resistente y en lo posible haber recibido algún tratamiento contra las manchas, teniendo en cuenta que es una superficie que sufre el roce constante.
Con respecto al color, es mejor optar por tonos neutros para que se integre en totalidad a la decoración o de lo contrario un color que contraste, para que se convierta en el textil protagónico.
Es indispensable elegir una gama de color que sea armónico con todo el dormitorio. Si el espacio es pequeño lo mejor son los tonos claros para aumentar la luminosidad. Los ocres, naranjas y rojos aportan calidez mientras que, los azules, verdes o grises son lo que se reconocen como frescos.
Las texturas son algo a tener en cuenta, aquellas suaves y de tacto agradable ayudan a crear ambientes más relajados. Resulta muy atinada la ropa de cama de algodón ya que es fresca y suave.
Otra opción es combinar texturas. Para butacas o cojines se pueden utilizar terciopelo, pana o seda. Para equilibrar le peso de los tejidos más densos, se pueden utilizar telas ligeras como lino, gasa o lonetas.
El resto se evalúa según los tonos de las paredes, la disposición del dormitorio con respecto a los otros ambientes. Si tiene ventanas por donde ingrese bastante luz natural, o si es un ambiente más bien oscuro, etc.
Vía | interioresImagen | interiores