Silla radiador

Silla radiador
Al despedirnos del invierno, también poco a poco se dejó de lado la silla radiador.
Esta silla radiador llevó muchos años para confeccionarla, para que proporciones un poco de calor extra cuando alguien la usa. Estas primeras sillas radiador, fueron construidas en color amarillo para darle un atractivo especial,  para que encajaran en ambientes modernos. El constructor de esta silla radiador o radiador silla fue Jeroen Wesselink.

Como todas las sillas tienen asiento,  respaldo, apoya pie, no son pesadas y se pueden trasladar a gusto.
Quién la ve a primera vista, no tiene la sensación de que fuera muy cómoda, pero al sentir ese calorcito, ya no se piensa en la comodidad.
Además tiene otra cualidad, la pueden usar todos los miembros de la casa.
Este invento maravilloso para el invierno, hace pensar en el verano, que bien vendría una silla fría, que cuando alguien se siente, sienta fresco en todo su cuerpo y ayude a pasar los 40º centígrados muy comunes por estos lugares.