Silla guardarropas

Silla guardarropas
Siempre ha sido un dilema, que hacer con la ropa de uso diario en el dormitorio. No siempre cuando se llega cansado y se van a la cama, se ordena correctamente la ropa en los guardarropas. La mayor de las veces la ropa va a parar arriba de una silla, y al otro día si se toma otra ropa, ésta se queda ahí arriba de la silla.

Muchas veces esta operación se repite por varios días, hasta que se la pone en el lavarropas, o en la bolsa para llevarla al lavadero.
Por eso un diseñador británico, se preocupó por solucionar el problema de la ropa encima de las sillas en el dormitorio.
Después de observar el uso de las sillas en los distintos dormitorios, llegó a la siguiente conclusión:
Que las sillas se convierten en guardarropas, y no se sabe por cuanto tiempo.
Con ese criterio, creó la Laundry Chair, o sea una silla que puede acumular muchas prendas y cuando se quiere con pequeños movimientos, casi sin esfuerzo, se convierte en una bolsa transportadora de ropa.
La silla guardarropas, tiene un armazón común, pero que al mismo tiempo se puede convertir en soporte para la bolsa, cuando se va a llevar la ropa al lavadero.
El respaldo y el asiento son de una tela resistente que se dobla con facilidad. A la altura donde se une el respaldo con el asiento, la tela se deja caer un poco, formando como una bolsa, que permite que se pueda doblar y formar la bolsa para transportar la ropa.
La bolsa se puede llevar colgada y bien cerrada sin ningún problema.