Remodelando el salón. Parte I

Remodelando el salón. Parte I
Existen cantidad de variaciones que se pueden plasmar en un salón, sin necesidad de gastar dinero en grandes refacciones.No olviden que nada vale más que una buena idea. Después como la vamos poniendo en práctica es solo cuestión de tiempo para pensar y revolver los armarios, altillos y demás espacios donde sabemos que tenemos cosas que nos pueden servir.

En este caso nosotros les daremos algunas ideas sencillas y generales, para que ustedes las potencien según los espacios con los que cuenten y las posibles combinaciones con ideas que tienen ganas de plasmar hace rato.
Cambiar el color de las paredes del salón es la lavada de cara que siempre resulta, al menos como un primer paso. El color de las paredes se ensucia, más si es claro, si hay niños o fumadores en la casa, ya que la nicotina se pega a las paredes de manera inimaginable.
Al momento de pintar debemos tener en cuenta que si tenemos un salón pequeño, los tonos claros beneficiarán el espacio otorgando sensación de amplitud.Si el salón es más bien oscuro, y además su decoración oscurece más, ya sea por la madera de los muebles, etc. los tonos claros lo harán parecer más iluminado.
De todos modos cuando se trabaja con la combinación de los tonos claros y oscuros se obtiene por contraste mayor resultado. Por ejemplo, si el objetivo es que el salón sea más luminoso, se hace que predomine el tono claro, pero en alguna pared se puede acentuar más el mismo tono y oscurecerlo un poco o utilizar otro color más fuerte.
Este artículo continuará en: Remodelando el salón. Parte II
Vía | decorarImagen | pintomicasa