Inicio > Decoracion > Puertas abiertas: una cocina ecléctica

Puertas abiertas: una cocina ecléctica

Lunes, 13 de junio de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

You might also like

Puertas abiertas: una cocina en color púrpura
Puertas abiertas: una cocina en color púrpuraPuertas abiertas: una cocina en color púrpura Eunice...
Una mala idea: cocina con rincón de lectura
Una mala idea: cocina con rincón de lecturaUna mala idea: cocina con rincón de lectura Siempre os...
Puertas abiertas: una cocina amplia y funcional
Puertas abiertas: una cocina amplia y funcional Puertas abiertas: una cocina amplia y funcional     Que...
Puertas abiertas: un dormitorio con mucha personalidad
Puertas abiertas: un dormitorio con mucha personalidadPuertas abiertas: un dormitorio con mucha personalidadSi...

Puertas abiertas: una cocina ecléctica
Puertas abiertas: una cocina ecléctica

Puertas abiertas: una cocina ecléctica

Me encantan las cocinas, pura deformación profesional, no lo puedo evitar… Y entre estas hay dos estilos que me encantan: por una parte me gustaría tener una cocina semiprofesional, con muebles de acero, grandes mesas metálicas en las que montar platos y platos, un grifo de pedal, y como estrellas, un enorme fogón de gas y una campana extractora muy potente. No pido nada, digo yo…

Y en el otro extremo, ocupan mis sueños esas cocinas encantadoras, a veces sin pies ni cabeza, que son fruto de la mezcla de elementos dispares. Por eso no pude dejar de fijarme en esta cocina, ubicada en una antigua fábrica de juguetes convertida en vivienda, que combina un fogón de porte antiguo con un moderno lavavajillas con frente de acero, así como un soberbio mueble de cajones de roble, procedente de una tienda de lencería, acompañado por un sobrio armario alto de puertas correderas, original de la fábrica.

También el colorido quiere jugar con nosotros, mezclando en una misma estancia unos llamativos magenta y amarillo con una gama de profundos azules, plasmados en el friso de azulejos. Todo ello bien dosificado para no caer en la saturación.

Pero la estrella de la estancia, que la llena de luz tanto como de personalidad, es ese estupendo ventanal facetado que ocupa gran parte de la pared. Un estante lo bordea con acierto exponiendo diversos objetos. Y en lo alto de la pared, vemos un elemento que siempre he deseado encontrar en los brocantes: un viejo rótulo en relieve procedente de un restaurante.

Todo bien plantado sobre un suelo de cemento pulido, una apuesta interesante para este tipo de espacios.

Evitaré calificar el ambiente que se respira en esta cocina como bohemio, pero permitidme decir que para mí, está lleno de encanto.

Vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Puertas abiertas: una cocina en color púrpura

Puertas abiertas: una cocina ecléctica

Categories: Decoracion Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.