Inicio > Decoracion > Haz tu dormitorio más sexy (I): La cama

Haz tu dormitorio más sexy (I): La cama

Viernes, 23 de Septiembre de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

You might also like

Haz tu dormitorio más sexy (II): La estancia
Haz tu dormitorio más sexy (II): La estanciaHaz tu dormitorio más sexy (II): La estancia Ayer os...
Una vajilla sexy para tus recetas más picantes
Una vajilla sexy para tus recetas más picantesUna vajilla sexy para tus recetas más picantes Ahora...
Originalidad en el dormitorio: una cama redonda
Originalidad en el dormitorio: una cama redondaOriginalidad en el dormitorio: una cama redonda Cuando...
Dafne un radiador muy sexy
Dafne un radiador muy sexyDafne un radiador muy sexy Cada vez es más frecuente que para los radiadores...

Haz tu dormitorio más sexy (I): La cama
Haz tu dormitorio más sexy (I): La cama

Haz tu dormitorio más sexy (I): La cama

¿Estamos o no estamos en horario infantil? Ahora que suben las temperaturas, ¿por qué no hacer más “caliente” el dormitorio? Con los consejos que hoy te propone Decoesfera te garantizamos que a tu pareja no le darán ganas de dejar la habitación, aunque fuera haga mucho calor. Pensemos por un momento en los elementos indispensables del dormitorio y veréis cómo hay una manera de hacerlo todo más sexy.

Fundamental, en cualquier dormitorio hay una cama en la que dormir y hacer otro tipo de cosas. En el post de hoy vamos a analizar todo lo referente a la cama, y el próximo día veremos el resto de elementos.

Si quieres que tu cama sea más “acogedora”, decídete por un colchón de latex que además tenga dos zonas separadas para permitir que, cuando acabe todo, tanto tú como tu pareja podáis dormir cómodamente sin molestaros. Dicen por ahí que el tamaño no es importante, pero es cierto que tener un “campo de juego” mayor permite hacer más posturas, así que, si tenéis espacio, id directamente a por una cama de 1’50 cm como mínimo o, ya puestos, una cama redonda. Eso sí, pensad en que le tenéis que poner sábanas y no os decantéis por formas exóticas como el corazón o la ameba sexy si no queréis pasaros el resto de vuestra existencia buscando sábanas.

Una vez tenéis la cama, elegid un cabecero. No nos cansamos de decir que los cabeceros son fundamentales, y en este caso que nos ocupa, es fundamental en primer lugar, pensar en el uso que le vais a dar. ¿Queréis un cabecero con barrotes en los que enganchar unas esposas? ¿Preferís por el contrario un cabecero acolchado? ¿Os inspiran los cabeceros con fotos evocadoras? Todo vale, pero haced una buena planificación.

Las sábanas, como los gustos, son de todos los colores, sabores y texturas. Si queréis hacer de vuestras noches una experiencia multisensorial, lo mejor es que compréis sábanas suaves, que inviten a tocarlas, que con el roce del cuerpo sean agradables. No os estoy invitando a haceros con todas las existencias de sábanas de satén o de seda de la tienda, pero recordad dejar al menos un juego de sábanas “especiales” para momentos “especiales”.

Un par de almohadas no basta para cierto tipo de juegos, pero recordad que se trata de hacer de la cama un sitio cómodo y no tener que estar esquivando cojines todo el rato. Lo mejor es decantarse por unos cuatro cojines de distinta altura y ponerles fundas a juego con la colcha.

Imagen Vía | Casa Sugar
En Decoesfera | Dormitorios

Haz tu dormitorio más sexy (I): La cama

Categories: Decoracion Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.