Fanta y las naranjas. Una historia de amor

Fanta y las naranjas. Una historia de amor
La historia de Fanta comenzó con su unión a la fruta, en los mismísimos años 60 junto con el Seat 600, los Beatles y el baby boom llegó a España con todo su esplendor.
Las madres fueron las primeras compradoras, ofreciéndoselo a sus hijos. Así llegó a nuestra generación, que sabemos lo que queremos, lo que nos gusta y cómo no es Fanta Naranja y Fanta Limón el refresco que nos sigue acompañando hoy en día.

Hay datos muy curiosos sobre Fanta, por ejemplo, cuando tomas una botella de dos litros de Fanta Naranja, realmente estás consumiendo el zumo de dos naranjas y media. Al igual que para la elaboración de Fanta se llegan a usar 400 millones de naranjas y 260 millones de limones, todo para que disfrutes del auténtico Sabor Fanta.
Fanta ha ido evolucionando para seguir ofreciéndote lo mejor, y ahora puedes disfrutar de Fanta Zero, que no tiene azúcares añadidos, como sus variedades en Fanta Zero Naranja que sólo tiene el azúcar del zumo de frutas y, sino te gustan las burbujas, tu Fanta es Fanta Sin Burbujas que mantiene todo su sabor.

Además, Fanta es una empresa comprometida con el medioambiente, con la calidad y la innovación.
Por querer ofrecer siempre lo mejor a sus consumidores, ellos mismos premiaron a Fanta Zero y Fanta Sin Burbujas con el Gran Premio de la Innovación 2009, en la categoría de refrescos.
Sigue disfrutando de la naturalidad de Fanta.