Estas sillas son un cuadro
Estas sillas son un cuadro

Estas sillas son un cuadro

Estas sillas son un cuadro y no lo digo como frase hecha para indicar que son un desastre, sino todo lo contrario. Son plegables y se convierten en un cuadro exactamente cuando se cierran, de modo que no solo se pueden colgar en la pared, sino que además decoran, por lo tanto son prácticas además de servir como adorno.

Es una propuesta de la firma Ambivalenz, yo creo que ya he visto anteriormente propuestas similares, pero sin embargo esta me ha gustado más, de las que recuerdo esta es la que me parece más equilibrada, es bonita cuando es silla y también cuando es cuadro, en otros casos si se cuida una función se descuida la otra.

En la imagen sobre estas líneas, podéis ver como quedan las sillas después de cerradas y queda así claro, que son perfectas para colgar en la pared, otra cosa ya es la elección del dibujo y los colores, eso ya es una cuestión personal, a mi el que más me gusta es el blanco con rayas de colores asimétricas, pero hay otros modelos.

Pueden llevar dibujados motivos geométricos, paisajes… incluso retratos. No se fabrican en color liso, porque se supone que sino no harían la función de cuadro, colgar un rectángulo liso de color en la pared no es algo habitual, sin embargo yo creo que si son varios rectángulos y de distintos colores, es posible que no sea tan mala idea.

Galería de fotos(Haz click en una imagen para ampliarla)

Vía | Stilsucht
En Decoesfera | Silla Mona Lisa, arte transformable

Estas sillas son un cuadro