Dormitorio infantil (I): Suelos
Dormitorio infantil (I): Suelos

Dormitorio infantil (I): Suelos

Como ya hemos acabado con la serie sobre cómo Crear una cocina a nuestra medida va siendo hora de pasar a otras habitaciones: baños, dormitorios, vestidores, salones,… van a ser objeto de futuras series pero la verdad es que no se me ocurre nada mejor para empezar que el dormitorio infantil.

Por las características especiales de las necesidades de los niños y sobre todo por ser eso niños es necesario prestarle una atención a cualquier detalle muy superior a la que podriamos ofrecer por ejemplo al dormitorio principal: localizar bien los enchufes, decorar de forma segura, elegir un suelo diferente, evitar alergias,… son cosas a las que debemos prestar mucha atención en este tipo de habitaciones.

Y para empezar con el especial nada mejor que hacerlo desde abajo, el suelo, una parte a la que a veces no le prestamos suficiente atención en las habitaciones de los niños, un gran error si tenemos en cuenta que los niños no sólo duermen en la habitación sino también juegan, dibujan, o leen (con los años) y todo ello lo hacen en el piso, por lo que necesitan unos pavimentos que se sean:
cómodos: la comododidad es importante en esta época, no queremos que nuestra decoración interfiera en sus juegos y su desarrollo natural
seguros: es imprescindible evitar problemas básicos como desprendimientos o levantamientos que pueden hacer que ocurran pequeños accidentes que en el caso de los niños pueden desencadenar consecuencias graves, y estrés, mejor es optar por un material que aunque un poco más caro nos de la posibilidad de que nuestros hijos estén más seguros y sobre todo nosotros más tranquilos.
resistentes: soportar los juegos de los niños no es un trabajo delicado, ten en cuenta que muchas veces pequeños triciclos, camiones, etc pueden dañar el pavimento

Por todo eso la opción mejor es optar por materiales que proporcionen confort y calidez, por ejemplo el parqué y los laminados son los dos mejores opciones.

Ambos reunen las condiciones básicas: son cálidos (por lo que serán muy cómodos cuando los niños gateen) y cómodos, además de que con poca frecuencia producen accidentes, y son fáciles y baratos de instalar lo que nos vendrá bien para nuestros bolsillos.

Además ambos tipos de suelo van bastante acorde con las decoraciones infantiles: son claros y juveniles y proporcionan ambientes serenos.

Eso sí, tienen un problema a pesar de ser los más adecuados, y es que se deterioran con facilidad y como hemos dicho la habitación de los niños tiene mucho trote, por eso lo mejor es colocar una gran alfombra infantil, que además nos ayudará a completar la decoración del dormitorio.

También las moquetas son una buena opción para complementar estos suelos, pero tienen el problema de los ácaros, que sobre todo en la infancia y en niños con problemas respiratorios o de alergias son muy perjudiciales, eso sí, puedes optar con una moqueta con tratamiento antiácaros y solucionar ese problema.

Dormitorio infantil (I): Suelos