Decorar con velas I: Clases de velas
Decorar con velas I: Clases de velas

Decorar con velas I: Clases de velas

Una vela es más que un cilindro de cera con una mecha, tal y como dice el Diccionario de la Real Academia Española. Una vela puede marcar la diferencia entre una velada normal y una noche romántica; nos acompañan en los cumpleaños a lo largo de nuestra vida y en esos apagones en los que una linterna no es suficiente; las vemos en iglesias, restaurantes… ¿Por qué no decorar tu casa con velas?

Para ello, vamos a empezar deteniéndonos en las clases de velas que se pueden adquirir en el mercado para distinguir sus funciones y el lugar más adecuado para cada una de ellas.

Galería de fotos(Haz click en una imagen para ampliarla)

– Velas de té: Son las que vienen en un recipiente de aluminio y duran entre unas cuatro o cinco horas. Tienen la ventaja de que no ensucian y son idóneas para los quemadores de perfume, para las pequeñas fondues. No dan mucha luz, a menos que se agrupen.

– Velas flotantes: Son aquellas velas pequeñas como las de té pero que son idóneas para sumergirlas en agua mientras se queman porque flotan. Tampoco dan mucha luz, pero al poder mantenerse sobre los líquidos que reflejan su llama, permiten crear ambientes esotéricos con una atmósfera particular. Su duración es de unas cuatro horas.

– Velas de candelabro: Son las alargadas de toda la vida y su forma permite acoplarlas a candelabros. En las tiendas especializadas, se pueden adquirir este tipo de velas con una talla especial, lo que dará un toque inesperado a las mesas más tradicionales. Duran unas dos horas.

– Velas de columna o pilares: Más anchas y altas que las anteriores, dan luz durante horas y horas. Al ser tan gruesas, no hay muchos candelabros que permitan aguantar su peso, pero quedan ideales sobre un recipiente con el fondo cubierto de arena, piedras o pequeños objetos.

– Velas decorativas: Aquí agrupamos todas las que nos faltan: las que llevan hojas entre la cera, las talladas, las incrustadas, las de diversos colores, las de varias mechas… El límite es la imaginación del que fabrica la vela, por no hablar de la posibilidad de perfumarlas y disfrutar de los más agradables aromas mientras se consume la mecha.

Más información | Ikea, Venca

Decorar con velas I: Clases de velas