Inicio > Decoracion > Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (II)

Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (II)

jueves, 29 de septiembre de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

You might also like

Casas poco convencionales: vivir en una torre de agua
Casas poco convencionales: vivir en una torre de aguaCasas poco convencionales: vivir en una torre de...
Casas poco convencionales: vivir en una mini cueva
Casas poco convencionales: vivir en una mini cuevaCasas poco convencionales: vivir en una mini cuevaCasas...
Casas poco convencionales: un espectacular loft en Minnesota (I)
Casas poco convencionales: un espectacular loft en Minnesota (I)Casas poco convencionales: un espectacular...
Casas poco convencionales 2008: resultado final
Casas poco convencionales 2008: resultado finalCasas poco convencionales 2008: resultado final El tiempo...

Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (II)
Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (II)

Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (II)

Nos hemos quedado con ganas de más. El primer post sobre el loft de Splatgirl ha sido un aperitivo muy sabroso en el que hemos podido degustar detalles de su construcción, la entrada, el salón y el taller… pero queremos más y hoy hincaremos el diente a un menú largo y estrecho en el que podremos descubrir una carta única, llena de de colores e ideas.

Nuestro primer plato es la cocina, que comparte espacio con el salón y el comedor en la planta baja. Es un auténtico laboratorio gastronómico en el que Splatgirl experimenta con recetas y ofrece exquisitas comidas a los suyos. Instalada con detalle, combina los muebles suecos de bajo costo con elementos de lujo, como el gran fogón profesional o el frigorífico de acero de gran capacidad. Una enorme campana industrial asegura un espacio libre de olores, algo imprescindible en un loft.

El color azul se ha utilizado en un tono claro en las paredes, aportando serenidad y claridad a partes iguales. La encimera de cemento pulido es un gran acierto. Realizada por los propietarios, aporta resistencia y combina con el suelo, del mismo material.

Una gran isla separa la zona de cocción del salón, integrando el fregadero y dando la posibilidad de funcionar como barra de desayunos o albergar la gran mesa de comedor; un gran hueco forrado de metal lo hace posible. Por tanto, en función de las necesidades, la mesa puede embutirse en la barra o colocarse en el centro del comedor, creando un espacio polivalente.

Al fabricar la isla se tuvieron en cuenta todos los detalles, creando un pequeño hueco en el que la tabla de trabajo de madera encaja como un guante, permitiendo trabajar sobre ella sin desplazamientos.

La luz llega de la mano de varios puntos, tres focos cuadrados cuelgan sobre la isla mientras que unas bombillas desnudas que penden de simples cables azules iluminan la mesa.

La despensa se soluciona con varias estanterías de puertas translúcidas, en las cuales se almacenan productos de ultramarinos en perfecto orden y con gran limpieza. Tras ella, utilizando muebles de cocina se creó una zona de buffet, que sirve para almacenar vajilla y presentar los alimentos en las celebraciones. Sobre él, se ha colgado un gran televisor de pantalla plana.

Detrás de los fogones, hay un pequeño cuarto auxiliar que da servicio a la cocina y que cuenta con armarios y encimeras.

Splatgirl crea diferentes objetos, teje y cose creaciones que luego vende en su boutique on-line. El estudio donde todo esto es posible es una explosión de alegría, en gran parte gracias al tono magenta de sus paredes. Dos librerías, similares a las de la despensa, ordenan todo el material de trabajo, mientras que un confortable sofá violeta invita a sentarse y tejer…

En un rincón del estudio hay un práctico lavamanos hecho por ella, sobre una mesa auxiliar de cocina, en la que ha incrustado un lavabo en la encimera, recubierta de guijarros.

En la planta superior hay una sala dedicada a la televisión, un rincón en el que un sofá negro de cuero lleno de cojines invita a tomar postura; frente a él, una gran pantalla rodeada de un gran equipo audiovisual asegura tardes de cine y palomitas.

Sobre el televisor vemos una bonita vidriera de motivos marinos, de gran valor sentimental para la propietaria. Un murete bajo delimita este espacio abierto.

Al otro lado del murete, junto a la barandilla, se ha acondicionado una pequeña biblioteca, con una estantería baja llena de volúmenes y un banco donde sentarse. Unos helechos separan ambas estancias refrescando el ambiente.

En esta casa, cada actividad encuentra un espacio independiente donde desarrollarse, estando las funciones de cada uno muy bien definidas.

En la casa hay varios baños que compiten entre sí en originalidad y colorido. Uno de ellos en rabioso naranja chillón, tiene una original puerta acabada en pico, detalle que se repite en la pequeña puerta que da paso al baño de los gatos, un espacio en el que se guarda su litera. En realidad, los gatos son los auténticos dueños de las casas en las que viven, por lo que estos estarán muy contentos de tener su propio y exclusivo acceso.

Volviendo al baño naranja, el color lo llena todo de manera que son pocos los detalles escogidos para decorarlo, solo un par de cuadros que lo aligeran sutilmente dando un leve toque de verde.

Otro de los baños disfruta de un matiz diferente de azul, intenso y luminoso. Una encimera de madera aporta junto a las plantas un toque orgánico, muy adecuado al espacio. Un armario metálico da servicio bajo el lavabo.

Deseando relajarnos llegamos a este baño en el que no podemos por menos que aligerarnos de ropa y probar el ofuro, realizado en cemento pulido y en el que un baño calentito nos acercará a las más profundas costumbres del Imperio del Sol Naciente.

Al fondo, sobre la pared de la gran ducha vemos un mosaico que cae desde la pared hasta cubrir el suelo, como un chorro de agua fresca.

Y por último, llegamos al postre: el dormitorio, un espacio recoleto e íntimo en el cual la cama se apoya sobre una enérgica pared naranja. El cabecero sustituye las mesillas por pequeños estantes en los que tener lo necesario a mano, y dos focos nacen de la pared para iluminar sin deslumbrar. Un tapiz floreado alegra aún más el conjunto.

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo de este paseo. Ha sido un gran almuerzo, pero creo que aún tendría sitio para un café y unas pastas… Me ha encantado compartir con vosotros cada una de las estancias de esta casa. Creo que es mucha la inspiración que podemos extraer de lo que hemos visto. El uso del color, sabiamente adjudicado a cada habitación, hace de esta gran estructura un acogedor destino.

Más información | Modern in Mn, Flickr
En Decoesfera | Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (I), Casas poco convencionales

Casas poco convencionales: Un espectacular loft en Minnesota (II)

Categories: Decoracion Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.