Cómo guardar tu barbacoa para que te dure un verano más
Cómo guardar tu barbacoa para que te dure un verano más

Cómo guardar tu barbacoa para que te dure un verano más

La temporada de verano está acabando y ha llegado el momento de ir recogiendo los bártulos que os han acompañado en las cálidas noches. La barbacoa seguro que ha sido uno de vuestros mejores amigos y os ha dado más de una alegría a todos aquellos que sois tan afortunados de contar con un jardín en casa o un lugar en vuestra terraza.

Es importante guardar bien la parrilla para que os sirva para el año que viene y así poder disfrutar otro verano de las barbacoas de carne, de pescado o de verduras según vuestras preferencias. He aquí lo que debéis hacer después de usar la barbacoa de carbón:

Con cada uso:

Precalentad la barbacoa con la tapa puesta con las rejillas de ventilación abierta durante unos 30 minutos. A continuación, frotad la parrilla con un cepillo con cerdas de bronce para eliminar los restos. Después de cocinar, hay que volver a lavar las rejillas.

Después de cada uso, volver a tapar la parrilla y dejar que el carbón queme cualquier resto de comida que quede. Una vez se enfríe, usad un recogedor de metal para quitar las cenizas y tiradlas en un cubo de metal para evitar que se incendie la basura si queda algún rescoldo.

Una vez al año:

Lavad y enjuagad la parrilla tanto por dentro como por fuera con una mezcla jabonosa de detergente líquido y agua caliente con un estropajo de aluminio. Preferentemente, desmontad la parrilla para hacer una limpieza más a fondo y si queréis, usad la manguera del jardín. Dejad que se seque al sol antes de volver a armarla para evitar que se oxiden las piezas.

No dudéis en comprar una nueva si en la base quedan demasiados residuos que no se pueden retirar del todo, por seguridad y por higiene.

Guardad la parrilla en un lugar seco.

Imagen vía | Jlastras
En Decoesfera | Barbacoas

Cómo guardar tu barbacoa para que te dure un verano más