Inicio > Decoracion > Antes y después: un espejo en la escalera

Antes y después: un espejo en la escalera

Miércoles, 24 de agosto de 2011 Dejar un comentario Ir a comentarios

You might also like

Espejo y tabla de planchar. Dos en uno
Espejo y tabla de planchar. Dos en unoEspejo y tabla de planchar. Dos en uno Queramos o no la tabla...
Espejo inteligente
Espejo inteligenteLos espejos siempre trasmiten un aire de misterio. No sólo la bruja del cuento de...
Un pequeño espejo con colgador incorporado
Un pequeño espejo con colgador incorporadoUn pequeño espejo con colgador incorporado Si tu piso es...
Una buena idea: pintar sobre un espejo
Una buena idea: pintar sobre un espejoUna buena idea: pintar sobre un espejo ¿Vas a celebrar una cena...

Antes y después: un espejo en la escalera
Antes y después: un espejo en la escalera

Antes y después: un espejo en la escalera

Una de las cosas que más me gusta de la arquitectura y la decoración es que un pequeño detalle es capaz de cambiar completamente la percepción de un espacio.

Hoy os voy a enseñar qué se puede conseguir con un gesto tan sencillo como girar algo. En este caso, un espejo en la escalera de la casa de unos amigos míos.

Tal como está ahora mismo, no aporta nada, apenas ves tu rostro reflejado mientras subes y, desde luego, no aumenta la sensación de amplitud ni la luminosidad. Además, su posición es geométricamente inestable ya que, a pesar de estar centrado en el ancho de la pared, la distancia al suelo y al techo varía a lo largo del espejo, con lo que da la sensación de que está colocado ahí como podría estar colocado cinco centímetros más arriba o más abajo.

Les sugerí a mis amigos que probaran a girarlo y cuando volví pasado un tiempo, descubrí gratamente que me habían hecho caso.

Lo primero que se aprecia nada más llegar es la sensación de amplitud, ya que se refleja todo el rellano y, de paso, la luz que entra por la ventana. Además, podemos contemplar nuestra figura completa, lo que realza esa ilusión de que el espacio es mayor.

Otra de las ventajas es que ahora el espejo está “en su sitio”. No está centrado ni vertical ni horizontalmente, pero sí colocado en el hueco que deja el zócalo del escalón y a la vez como levitando sobre él. También me gusta que, al girarlo, se refuerza la verticalidad que predomina en la escalera; antes era un elemento alienado, que no parecía pertenecer a ese entorno, mientras que ahora está en armonía con lo que le rodea.

Para rematar, quitaron el perchero, que no estaba en el sitio más adecuado, ya que ese es un lugar de paso y cualquier abrigo colgado ahí, además de molestar, le haría un flaco favor a la percepción del espacio, mermando esa amplitud que tanto ansiamos.

Como veis, si prestáis atención a los pequeños detalles, podréis conseguir mejorar sustancialmente la decoración de vuestro hogar sin gastar más que un ratito de vuestra tarde del domingo.

En Decoesfera | Antes y después: el dormitorio de Georganne

Antes y después: un espejo en la escalera

Categories: Decoracion Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.